domingo, 10 de diciembre de 2006

Lecciones vecinales

Una mañana de domingo, sola en casa, una joven marmota de unos quince años escuchó unos extraños ruidos que parecían llegar del pasillo, como si alguien hubiera entrado en su piso. Preocupada, se asomó y se dio cuenta de que, aunque no había nadie dentro, alguien estaba haciendo algo en la puerta desde fuera.

Esto no puede estar pasándome a mí, pensó mientras recordaba las historias de algunos vecinos a los que les habían entrado a robar en casa.

Se acercó sigilosamente y miró por la mirilla. Agazapado junto a la cerradura, había un hombre.

¡No puede ser, no puede ser! Y ahora, ¿qué hago?, se dijo.

Quería encontrar una solución antes de que el extraño consiguiese entrar. Corrió a su habitación y cogió unas tijeras. Posiblemente no fuese la idea más inteligente del mundo, pero le aterraba pensar que el hombre llegase a encontrarla allí, así que decidió adelantarse.

Se acercó, abrió la puerta y le apuntó con su improvisada arma. El hombre levantó la cabeza y ella se dio cuenta de que llevaba un rollo de cinta adhesiva en la mano.

Yooooo… Eeeeeeeeh… Estamos pintando el rellano y yo… Bueno… Estoy poniendo esto para que no se manchen las puertas…, le dijo mientras señalaba las tiras que rodeaban el marco y los bordes de las escaleras.

La marmota le miró confusa durante unos segundos y después se escondió las tijeras detrás de la espalda.

¡Ah! Yo pensaba… Bueno, pues nada, siga con lo suyo, ¿eh?, le contestó, y se metió en casa avergonzada.

Y ésta, amiguitos, es la razón por la que siempre hay que poner -y leer- los avisos vecinales.

6 comentarios:

Des_control dijo...

Jajaja... xD
A mi me ha pasado lo mismo hace nada, solo que no se me ocurrió coger las tijeras, más bien lo que hize fue salir en pijama y con los pelos de acabar de levantarme a mirar a un obrereo descojonao...
En fin... xD

Mil besos

Anónimo dijo...

Me gusta este nuevo formato.
La foto es un poco lolitera, pero bueno. Luego, si te ponen comentarios sicópatas, no vayas rayando a la gente.
jajajjaj
http://nubosidadvariablezgz.blogspot.com

Tamaruca dijo...

xDDDDDDDDDDD

Dime que las tijeras no eran de punta redonda, por favor xDDD

marta marmota dijo...

Uy, ya no lo recuerdo, espero que no! XDDDD

Es posible que también fuese en pijama... jajajaja

Nuboso anónimo, no me hables de psicópatas...

Tale dijo...

Jo,
me acuerdo hace unos pocos años. Me avisa mi hija de que hay alguien intentando abrir la puerta con una llave. Era la una y pico de la mañana.

Así es que me voy para allí y miro por la mirilla, y en efecto hay un jovenzuelo desconocido intentando meter una llave en la puerta de casa.

Dadas las horas, seguro que no eran trabajos en la escalera. Así es que cogí una "pata de cabra" que tengo por ahí por si la asertividad no es suficiente en esos casos.

El susto de su vida se lo llevó el chaval, que resultó ser el amigo de unos de la otra escalera que había venido de vacaciones y a quien le habían dejado la llave del piso (del otro por supuesto).

Gracias a dios, la sangre no llegó al río.

marta marmota dijo...

jajajaja
A mí me pasó algo parecido, pero el tipo llegó a entrar (la puerta estaba abierta) y nos quedamos todos (él incluido) flipando!!