lunes, 18 de diciembre de 2006

La importancia de la imagen

Hace algún tiempo escribí sobre esos códigos aprendidos que, aunque no nos demos cuenta, son los que nos permiten interpretar lo que vemos (aquí).

Es obvio que el montaje de una película condiciona lo que entendemos, y que la musiquita nos deja claro qué es lo que tenemos que esperar -y ahí es cuando gente como Quentin Tarantino puede permitirse "jugar" y darle aún más significado a una escena usando la canción "Stuck In The Middle With You" para acompañar el momento-oreja en "Reservoir Dogs"-. En fin, el caso es que pensamos que la imagen es lo más importante, pero en realidad no es más que una pieza más de un engranaje en la que todo es fundamental.

Suelto este rollo porque hace poco encontré el ejemplo perfecto para ilustrar esto en
No puedo creer que lo hayan inventado. ¿El resplandor da miedo? Con un par de cambios aquí y allá puede convertirse en la típica comedia romántica.

Aquí os la dejo:



¡Me encanta!

3 comentarios:

pequeñoIbán! dijo...

Dimelo a mi que justo hoy he estado todo el día con el montaje de una especie de práctica que no es gran cosa pero bueno hace ilusión

1. En efecto el montaje salva muchas historias

2. La música le da un formato profesional con el que sube enteros

Un saludo!

Anónimo dijo...

Anda que si te venden ese trailer y luego vas a ver la de verdad... jodo :-S


Un besico!!

Soy Taaam, que blogger me boicotea :'(

LaPereza dijo...

Carajo...Me ha dado una carga de optimismo! Y cuándo dices que la estrenan??.
"La alusión es siempre infinitamente más rico que lo que muestres, por rico que esto sea" A. Ripstein