martes, 16 de mayo de 2006

Hard Candy

"Que pueda imitar a una mujer adulta no significa que lo sea"

Hoy, la película de la semana: "Hard Candy".

Me gusta comentar películas sin hablar demasiado de la historia que cuentan, pero en este caso va a ser difícil, porque ésta parte de un argumento simplísimo. Básicamente, trata de un encuentro concertado a través de Internet entre una adolescente y un adulto en el que se acaban intercambiando los papeles. Aun así, consigue mantenerse durante más de hora y media sin resultar pesada, algo bastante notable partiendo de una idea tan poco elaborada.

"Hard Candy" es una película interesante. Sin embargo, tiene algunos errores que hicieron que no me acabase de convencer del todo, a pesar de los premios que recibió en el festival de Sitges de 2005.

Empiezo por lo malo. Durante toda la película tuve la desagradable sensación de que el director pretendía jugar con una fotografía especial y diferente y no acababa de conseguirlo. En algunos momentos -como el viaje en coche-, la película parece totalmente un spot publicitario. Un MINI se pierde entre las curvas y esperas que vaya a aparecer el eslogan en cualquier momento. En otros momentos, el ritmo pasa a ser de videoclip y, además, la iluminación cambia descaradamente a lo largo de algunas escenas.

Evidentemente, no digo que no se pueda jugar con este tipo de recursos -véase Réquiem por un sueño-, pero hay que ser hábil para que no se te vaya la mano y la imagen no resulte, simplemente, absurda. El director de "Hard Candy" no lo es. Al final de la película leí la ficha que daban en los Renoir: "David Slade ha conseguido reconocimiento en el mundo de la publicidad y los videoclips. (...) Hard Candy es su ópera prima". Pensé: "Vale, ahora lo entiendo todo..."

Por otra parte, la película resultaba algo "tosca" en algunos momentos. Nada más empezar, se ve un cartel de una chica en el que se lee "Missing". Esa imagen resulta totalmente innecesaria y condiciona al espectador, de forma que, en vez de crear intriga donde podría haberla creado, consiga que se intuya claramente qué es lo que va a pasar. Además, algunos diálogos son muy falsos e irreales.

Dicho esto, sigo con lo bueno. La idea -esa especie de "Caperucita" al revés- es interesante, y la película engancha a pesar de la simplicidad de su argumento. Los dos actores principales hacen un trabajo estupendo, y consiguen incluso salvar algunas de las peores líneas del guión. Además, la película tiene la extraña habilidad de alterar el punto de vista del espectador a lo largo de la película, consiguiendo que te cuestiones quién es bueno y quién es malo, o, mejor dicho, si las acciones de la protagonista están justificadas o no.

Tengo la sensación de que, si supera esos errores de principiante, este hombre podría hacer muy buenas películas. Ya veremos.


><


Publicado el 16.05.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

1 comentario:

freddyvoorhees dijo...

Yo por encima de lo de la fotografía... me mosquea la "patana" puesta en escena del drector, sobre todo al principio con tantísimo primer plano que no venía a cuento...