domingo, 4 de junio de 2006

Esas pequeñas cosas...

¿Qué haríamos sin esas pequeñas cosas que nos alegran la vida, aunque sólo sea por un momento?

Me reencuentro, vía mail, con una excompañera de piso de hace años con la que había perdido el contacto. Está en Milán. Nos alegramos tanto de volver a "hablar" que sólo nos falta quedar para el fin de semana que viene.

Consigo sintonizar la Sexta, descubriendo así que no era un mito, y veo que emiten "Padre de familia". Genial.

Mi amiga alemana Anke, que tanto me ayudó cuando estuve en Alemania, viene a Barcelona a celebrar su cumpleaños. Me alegro tanto de volver a verla...

Un par de personas salidas de la nada visitan mi blog y me dicen que les gusta como escribo.

Encuentro ese libro que ya daba por perdido, y recuerdo el placer que me proporcionó leerlo.

Recuerdo la primera "cena de restaurante" a la que fui con mi centollo. Los dos nos arreglamos, nos pusimos lo más guapos que pudimos y en el coche nos dimos cuenta de que, además del vestido bonito y la americana elegante, los dos llevábamos los mismos pares de deportivas andrajosas. Lo comentamos ahora, años después, y nos reímos.

Etc.

¿Qué sería de nosotros si no pudiéramos disfrutar de esos instantes?

><

Publicado el 04.06.06 en ¿La curiosidad mató al gato?

No hay comentarios: