martes, 21 de febrero de 2006

El buen cliente

Me cuenta Ginger que, desde que vio Desayuno con diamantes, uno de sus sueños es ir a Nueva York a robar una careta en una tienda de "Todo a un dólar".

Eso me recuerda una anécdota divertida de hace algunos años.

Conocí a mi amigo X un verano en California. Un día paseábamos por Hollywood, mirábamos escaparates y comprábamos regalitos.

Aquí es necesario hacer una pequeña aclaración: contra lo que pueda parecer, el Paseo de la Fama, ese de las estrellas en el suelo, no tiene nada de glamour. En realidad es una calle llena de turistas que compran souvenirs, como llaveros con forma de Oscar o posters de Marilyn Monroe. Vamos, el equivalente a los alrededores del Pilar en Zaragoza o las Ramblas en Barcelona.

Hecha esta aclaración, prosigo.

Íbamos mi amigo X y yo por Hollywood comprando llaveros con forma de Oscar y posters de Marilyn Monroe, cuando entramos en una tienda enorme llena de tonterías para regalar. Los dos compramos unas cuantas cosas y nos fuimos. Ya en la calle, me contó que por cada cosa que había pagado en la tienda se había llevado otras dos "de regalo", por así decirlo.

No había acabado de decírmelo cuando salió un chino corriendo, propietario de la tienda. X me miró con cara de "me han pillado" y se dispuso a afrontar las consecuencias.

Para nuestra sorpresa, el dueño del establecimiento le dijo a X que, por ser tan buen cliente y haberle comprado tantas cosas, le quería hacer un obsequio. Así que le dio una claqueta (o un llavero con forma de claqueta, ahora no lo recuerdo) y se fue tan contento.

Me abstendré de añadir un epílogo.

Obviamente, "X" no es el verdadero nombre de X, pero no sé si le gustaría que contase esta historia.

Hace siglos que no sé nada de él. Creo que debería escribirle...


><

Publicado el 21.02.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

No hay comentarios: