lunes, 27 de febrero de 2006

Conductores

Delante de mi casa hay un semáforo que todo el mundo se salta de manera sistemática. Cualquier día atropellarán a mi hermana pequeña, a mí o a algún ingenuo que crea que, cuando el semáforo se pone verde, quiere decir que se puede cruzar.

Una vez, cuando vivía en Alemania, un conductor me gritó. Esperaba delante de un paso de cebra sin semáforo y, como buena y precavida española, pensaba esperar a que el coche pasase antes de cruzar yo. El conductor se detuvo, bajó la ventanilla y empezó a chillarme que por qué no cruzaba, y que si no sabía que yo tenía preferencia.
Yo le miré y pensé: "oiga, no me grite, que vengo de España...".

A veces, el mundo es de lo más curioso.


><

Publicado el 27.02.06 en ¿La curiosidad mató al gato?

4 comentarios:

Leónidas Kowalski dijo...

Vaya... Te pasaste al lado oscuro. ¿Otra traidora a los Spaces?

Pues yo, ya esté en Alemania, aquí o en Chiquitistán, no cruzo un paso peatonal hasta que no vea a todos los coches bien paraditos.

Belén Manquepi dijo...

Se supone que el peaton tiene prioridad pero por lo general parece ser al revés.
Saludos!

marta marmota dijo...

Sí, yo ya no me fio de nadie, la verdad...

Estoy en proceso de transición Spaces-Blogger, sí. Le tengo cariño al Space, pero tiene unas cuentas restricciones que me tocan los huevos... Leo, tú también deberías hacerlo, que cualquier día te censuran!

LaPereza dijo...

En Granada la conducción es un caos, yo tengo a bien pararme en los pasos de cebra cuando alguien está esperando para pasar y la gente mientras cruza me sonrie y me da las gracias...!!!!