sábado, 22 de abril de 2006

Códigos

Resulta que muchas de las cosas que damos por "naturales" no son más que códigos aprendidos. Creemos que son evidentes, pero no lo son. Sólo lo son una vez te has habituado a ellas.

Una vez leí la narración de un antropólogo que había convivido con una tribu africana. Contaba que les había mostrado a los habitantes fotografías de animales y que ellos no habían sabido qué estaban viendo. Eran incapaces de reconocerlos, pues lo que veían no eran más que imágenes planas en dos dimensiones, sin ninguna relación con la realidad. Para hacerse entender, el antropólogo acababa recurriendo a elementos como pieles o cuernos. Entonces sí que sabían qué es lo que les quería decir, porque comprendían que el cuerno hacía referencia al rinoceronte o la piel al león.

Estos días hemos tenido unas clases de guión. Nuestra profe Paula comentó algo que nunca me había parado a pensar. Entendemos el discurso audiovisual porque hemos aprendido a hacerlo. Si no, ¿cómo podríamos ver la continuidad en una imagen de una calle seguida de una puerta seguida de una habitación? Son inconexas y, sin embargo, no nos sorprenden, porque entendemos este tipo de elipsis. La experiencia nos ha enseñado a hacerlo. Del mismo modo, somos capaces de darnos cuenta de que dos personajes se han enamorado a primera vista mediante algo tan sencillo como una breve mirada acompañada de una música sutil. No es más que una mirada, pero SABEMOS que se han enamorado. ¿Por qué? Porque lo hemos visto innumerables veces.

El Gran Capitán, como muchos padres, no acaba de entender los mensajes de los móviles ni que dos puntos y un paréntesis sean una sonrisa. Yo lo aprendí rápido, y es probable que los que ahora son niños no lleguen ni a tener conciencia de que ése era un código desconocido hasta hace poco.

Tal vez me equivoque, pero es posible que mi pequeña ratilla o mis hijos sean capaces de leer código html como si fuese un texto, y "ver" qué es lo que se está diciendo. Yo sería incapaz.

Simplemente, no lo he aprendido.




><

Publicado el 22.04.06 en MSN Spaces-el sueño de la marmota.

No hay comentarios: