sábado, 11 de marzo de 2006

Anémonas

Me gustaría ir a la playa. A una de esas playas rocosas a las que a mi centollo le gusta llevarme, para dejarme tirada tostándome en lo alto de una roca mientras él se va a bucear.

A mi centollo le encanta el mar. Se conoce todas las especies de seres marinos que puedes encontrar entre las rocas. Me explica dónde se esconden los cangrejos, qué cosas son venenosas y qué se puede tocar sin temor, como las anémonas que parece que te den besitos cuando acercas el dedo.

Aunque suene cursi, es bonito que alguien te muestre los besos de las anémonas...

><

Publicado (con ligeras variaciones) el 11.03.06 en ¿La curiosidad mató al gato?

No hay comentarios: