viernes, 3 de agosto de 2012

Estudiar en Estados Unidos: dónde pedir plaza







Una cuestión que parece muy obvia, pero que no lo es tanto, es cómo escoger las universidades en las que pedir plaza. Puede que tengas claro que quieres hacer un master en Estados Unidos en una disciplina determinada, pero que no sepas muy bien qué centro ofrece lo que tu quieres. O puede que te hayan dado la beca ya, sepas cuál es tu primera opción, pero quieras buscar otras alternativas para tener un plan B. ¿Cómo encontrar los programas más apropiados para ti?

En primer lugar, mira directamente los programas que ofrecen las mejores universidades (hay multitud de rankings), o aquellas en la zona a la que te gustaría ir. ¿Ofrecen Columbia, Harvard, Princeton, UC Berkeley, el MIT, Stanford o lo que sea estudios relacionados con tu disciplina? Y, si es así, ¿son lo que estás buscando? Seguro que encuentras algo. 

En algunos casos, sin embargo, algunas universidades algo menos prestigiosas en general pueden ser muy buenas en tu disciplina, y ofrecer un master excepcional centrado precisamente en lo que tú quieres hacer. Es el caso, por ejemplo, de CUNY y su programa de periodismo. Existen rankings específicos que puedes consultar con listados sobre las mejores universidades de ámbitos como la administración o dirección de empresas, por ejemplo. En otros, y cito de nuevo el periodismo, que para algo es lo mío, no los hay. 

En estos casos puedes preguntar directamente al amigo Google sobre “best grad schools” en lo que sea que quieres hacer. Aparecerán artículos en páginas web, blogs y forums. Dos opciones populares son el Grad Cafe y College Confidential (pero recuerda prestar atención a los “grad school” y no a los “college”). No te fíes de todo lo que veas, porque mucha gente tiende a ensalzar sus propias universidades, a ponerse en plan dramático y deprimente o a criticar cosas absurdas, pero verás que unos cuantos centros se repiten una y otra vez. Esos son los que te interesan.  

También puedes consultar el listado de becarios dela Caixa y dirigirte a las personas que estudiaron lo mismo que tú. Si les preguntas en qué otros centros pidieron plaza, lo más probable es que coincidan en varios. A partir de ahí, puedes mirar qué programas se ajustan más a lo que tú quieres hacer. 

Por ultimo, no dejes de fijarte en programas que sean buenos pero no necesariamente los mejores o más prestigiosos, sobre todo si tus notas o tu currículum son normalitos. Los procesos de selección en las universidades norteamericanas son exigentes y se presenta mucha gente. Si te han concedido una beca de la Caixa o una Fulbright, lo normal es que puedas aspirar a sitios muy buenos, y que te acepten al menos en uno, pero no está de más tener un plan B, por si acaso.  

Buena suerte.

martes, 17 de enero de 2012

Red Hots Burlesque


Me vine a San Francisco por muchas razones. La más obvia, la más sencilla, es la que tiene que ver con aprender a ser eso que llaman una "periodista multimedia", a sentirme cómoda con la fotografía, el sonido y el vídeo. Me está costando, pero estoy en ello. Esto ya tiene unas semanas, pero es la piecita de la que me siento más orgullosa hasta el momento. Dottie Lux. Red Hots Burlesque.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Muertos



"Es una celebración de la vida". Es la frase que más se repite alrededor del Día de los Muertos, al estilo de "a la caza de los regalos de última hora" en Navidad, "arranca el nuevo curso" al final del verano, "hoy es el día de todos los aragoneses" en San Jorge y "no salga a la calle a hacer footing a las cuatro de la tarde" en las noticias de agosto.

Octavio me dijo: "está lleno de blancos que creen que entienden lo que significa". Y tenía razón, claro.

¿
Es bueno, es malo? Sinceramente, no me preocupa. Lo que vi fui una preciosa noche que añado a la lista de razones por las que me encanta mi barrio.

domingo, 16 de octubre de 2011

Estudiar en Estados Unidos: GRE



Seguimos con las entradas con información para estudiar en Estados Unidos.

Toca preparar las solicitudes y, oh, sorpresa. Por si no fuera suficiente con el inglés, las traducciones, las redacciones, las recomendaciones y demás papeleos, las universidades americanas te tienen reservada una sorpresa, el GRE, también conocido como examencillo arbitrario e infernal.

Si quieres hacerte rico, invéntate un examen y consigue que todas las universidades obliguen a pasarlo para acceder a sus estudios. Asegúrate de que las tasas sean altas y de que los resultados caduquen. Al que hizo el GRE le debió de salir muy bien, porque no creo que ese examen absurdo tenga ninuna otra utilidad que la de volver loca a la gente.

1. Pero, ¿qué es el GRE?
El GRE (Graduate Record Examinations) es un examen estandarizado que te piden en una buena parte de las universidades estadounidenses para hacer estudios de posgrado. Pretende reflejar si estás preparado para el tipo de razonamiento que te va a hacer falta, aunque dudo seriamente que en realidad lo haga. En todo caso, consta de tres partes, una de vocabulario, otra de matemáticas y una de redacción que mide tu capacidad de argumentación. Gran parte de las dudas que te pueden surgir sobre plazos, mecánica y demás del GRE tienen la misma respuesta, o similar, que en el caso del
TOEFL. Te apuntas por internet, vas a un centro autorizado, y ellos mandan los resultados a las universidades que tú les indicas.

2. ¿Qué puntuación necesito?
Depende de las universidades. Muchas de ellas no piden un mínimo, sino que tienen en cuenta tus resultados a la hora de evaluar tu solicitud. Otras sí lo piden, aunque no suele ser muy alto y, entre nosotros, sospecho que son más flexibles en el caso de los extranjeros. Es probable que solo se fijen en la parte que tenga más que ver con tus estudios. Por ejemplo, si vas a hacer Física, les interesará más las matemáticas que el vocabulario. Si vas a hacer Periodismo, será al revés. Por último, otras te dicen el mínimo que saca normalmente la gente que consigue plaza, aunque te dicen que no es obligatorio. En fin, hazlo lo mejor que puedas y no te martirices si no sale demasiado bien, que no es lo más importante de la solicitud.

3. ¿Cómo son las preguntas? ¿Son como las del TOEFL? ¿Qué nivel tienen?
El GRE es mucho más difícil que el TOEFL. Piensa que no es un examen para medir tu nivel de inglés, sino para establecer si estás preparado para hacer estudios de posgrado (dicen). No se lo piden solo a los extranjeros, sino a todo el mundo. Así que sí, es complicadillo. Lo bueno es que no es tan importante como el GRE, donde si es obligatorio que tengas una nota mínima para que te acepten. Aquí, aunque tu nota no sea buena, no quiere decir que no te vayan a seleccionar.

Una advertencia: el examen ha cambiado desde que yo lo hice. En principio, la estructura es la misma, pero no te fies solo de lo que pongo aquí y mira bien antes cómo es exactamente la nueva versión. El que hice yo fue así:

-
Verbal Reasoning. Hay distintos tipos de preguntas. Te pueden poner una palabra y pedirte que elijas su sinónimo o antónimo, analogías de palabras, pequeños textos en los que tienes que rellenar el hueco con la palabra adecuada... Cosas así. Es un vocabulario bastante complicado, y tienes muy poco tiempo para pensártelo.

-
Quantitative Reasoning. Matemáticas. Sin más, de las del instituto. Algo de cálculo, álgebra, porcentajes, problemillas... No es especialmente difícil a no ser que, como yo, lleves más de diez años sin tocar las mates y todo te suene a chino. Además tienes también muy poco tiempo.

-
Analytical Writing. Se trata de dos redacciones, una en la que tienes que analizar si un texto está bien o mal argumentado, y otra en la que tienes que desarrollar tu propia argumentación, a favor o en contra, sobre una afirmación.

4. ¡No tengo tiempo de preparar esto! ¡Y no sé nada! ¿Qué hago?
No eres el primero en esta situación. Te aseguro que cuando empecé a mirar las preguntas por primera vez pensé que iba a ser imposible hacer ese examen. No conocía ninguna de las palabras que me estaban preguntando y no recordaba ni las cosas más simples de las matemáticas. Al final, tras solo tres semanas de estudio y con muy poco tiempo libre, saqué unos resultados aceptables. Si no recuerdo mal, 580 en
Verbal Reasoning, 590 en Quantitative Reasoning y un 4 en Analytical Writing. No buenos, pero sí aceptables. Me aceptaron en todas las universidades en las que pedí plaza menos en una, que además era mi última opción. Así que si piensas que va a ser imposible, cálmate. De nuevo, estudia lo que puedas, hazlo lo mejor posible y, si no te sale muy bien, no es el fin del mundo.

5. ¿Cómo se miden los resultados? ¿Cuándo los voy a saber?
En el caso del Verbal y el Quantitative lo sabrás de manera inmediata. Para el Analytical Writing tendrás que esperar un par de semanas. Tienes dos notas: una representa los puntos obtenidos y la otra el porcentaje de personas que lo han hecho peor que tú, es decir, en qué puesto del ranking estás. En general, la que te importa es la primera.

6. ¿Cómo estudio esto?
Si tienes mucho tiempo, busca un manual y síguelo. Los de Barron's están bien. También encontrarás test de prueba por internet para practicar las preguntas. Si no tienes mucho tiempo, o si tienes poquísimo tiempo, asume que es imposible que te aprendas todo, relájate y concéntrate en unas pocas cosas concretas.

- Verbal Reasoning. Haz tests de prueba. Encontrarás test soolo de sinónimos, solo de antónimos... Haz todos los que puedas, hay preguntas que se repiten una y otra vez. En el libro de Barron's, y supongo que en otros también, aparece una lista de palabras frecuentes. En realidad aparece una lista enorme y una lista resumida. Yo me hice tarjetas con todas las palabras de la lista resumida, con la palabra por delante y la definición por detrás, e incluso algunos sinónimos y antónimos, y me dediqué a estudiarlas sin parar: en el autobús, en la cama antes de ir a dormir, en la comida, en los ratos muertos del trabajo... No vas a poder aprenderte el diccionario en un par de semanas, pero esa lista resumida sí es posible.

-
Quantitative Reasoning. Lo mismo. Si llevas diez años sin tocar las matemática, no vas a podar aprender toda la materia en un par de semanas. Así que haz todos los tests que puedas y revisa las explicaciones de las respuestas. Muchas preguntas se repiten una y otra vez y otras son de esas que, aunque sencillas, tienen algo de truco en el planteamiento. Cuando te haya salido un par de veces ya sabrás hacerlo. Si tienes tiempo, estudia algunas partes concretas. Si sabes hacer seguro las preguntas de geometría, las de porcentajes o las de medias, tendrás ya algo ganado.

- Analytical Writing. Aunque creas que sabes escribir y que, visto lo visto, no vas a perder tiempo en esta parte cuando tienes que preparar las otras, dedícale al menos unos minutos. Mira ejemplos de lo que te pueden preguntar. La estructura de la argumentación es siempre muy parecida y el tipo de cosas que hacen que una argumentación sea débil, también. Puedes memorizar fórmulas y frases hechas para elaborar tu texto, te será más sencillo hacerlo en poco tiempo. También hay una lista de temas recurrentes. Míralos.

7. ¿Y si me sale fatal?
Bueno, si tienes tiempo, puedes repetirlo al mes siguiente, aunque no creo que merezca la pena a no ser que de verdad te haya salido fatal, fatal, fatal. El GRE no es la parte más importante de tu solicitud, céntrate en otras cosas. Y recuerda que en tus essays, las redacciones para entrar a la universidad, siempre puedes justificar un mal resultado si hay una buena razón para hacerlo. Yo lo hice con mi TOEFL insuficiente en Columbia. Me aceptaron.

domingo, 4 de septiembre de 2011

No te has acercado lo suficiente



Con lo feliz que estaba yo con mi 50mm. Mimi llegó a clase y nos dijo que nada de 50mm, que cogiéramos el gran angular y nos aproximáramos a la gente. Que superásemos ese miedo. Que, ya sabes, "si tus fotos no son suficientemente buenas, es que no te has acercado lo suficiente".

En la parada de Mission con la 24, los norteños
conviven con los religiosos. En medio de la mudanza, mientras arrastraba mis maletas por la calle, me encontré con esta escena. Cantaban y gritaban, y este señor me agitó su biblia en la cara hasta que me marché. Es la única imagen que me gusta de las que tomé ese día.

lunes, 29 de agosto de 2011

Estudiar en Estados Unidos: TOEFL



Dejo atrás las
entradas sobre las becas y me centro ahora en el proceso de solicitar plaza en una universidad estadounidense. Si se me ocurren más cuestiones interesantes ya las comentaré. Me alegra muchísimo saber que dos de las personas que me escribieron consultándome dudas han sido aceptadas, una en la convocatoria de "la Caixa" y la otra en la de Fulbright. Muchísimas felicidades.

Hoy toca hablar del TOEFL, ese examencillo de inglés. En realidad, esto te interesa también si estás en el proceso de pedir una beca, aunque en el caso de "la Caixa" no es obligatorio y te vale con el Certificate in Advanced English (CAE) con A o B. Aun así, como comentaba en
esta entrada sobre preguntas frecuentes, yo te recomendaría que lo presentaras y con la mejor nota posible. Es el único título que te aceptarán en todas las universidades estadounidenses, y agradecerás tenerlo en el caso de que finalmente te den la beca.

1. ¿De verdad lo necesito?
Sí. En algunas universidades te pueden aceptar el IELTS, pero el TOEL es el único que te valdrá para todas. Tenlo hecho y no te arriesgarás a no poder mandar tu solicitud a algún sitio a última hora por no tener el examen. En algunos sitios te puedes librar del examen si has estudiado la carrera en Estados Unidos o cosas de este tipo, pero no siempre es así.

2. ¿Cómo y cuándo me examino?
Te tienes que apuntar por internet o por teléfono, pagar los 240 dólares en el momento de la inscripción y elegir fecha y lugar. Hazlo con antelación porque las plazas se llenan, y no apures mucho porque tendrás que esperar a que te lleguen los resultados y a que se los manden a las universidades. Al pedir las becas, lo normal es que te dejen presentar una fotocopia. Sin embargo, cuando pides plaza en una universidad estadounidense tienes que pedir que el organismo que gestiona los exámenes, ETS, envíe los resultados a los centros educativos. Puedes hacerlo directamente al inscribirte, de modo que los manden directamente tras examinarte, o después, una vez tengas ya la nota. Lo primero es gratis. En el segundo caso, tendrás que pagar una tasa de 17 dólares. Como poco, te recomendaría no menos de tres semanas entre la fecha del examen y la fecha en la que la universidad tiene que recibir los resultados. Y si puedes, más.

3. ¿Qué hago si no tengo plaza? ¡Necesito examinarme en una fecha concreta!
Ah, por eso es por lo que deberías inscribirte con tiempo. Si no lo has hecho, tienes varias opciones. La primera, busca otras localizaciones. Ir de Barcelona a Zaragoza o de Zaragoza a Madrid no es tan difícil ni tan caro. La segunda (y poco segura), consulta la web regularmente, por si hay gente que cancela su examen. Y la tercera (y yo la he utilizado) es llamar por teléfono y preguntar si de verdad no quedan plazas. Es habitual que, aunque oficialmente ponga que una fecha está completa, queden en realidad huecos en las aulas y te puedan meter. Te pueden cobrar un pequeño suplemento por hacerlo tarde, eso sí.

4. ¿Es verdad que el examen caduca?
Sí, es verdad. Pasados dos años, ETS no mandará los resultados a las universidades. Y atención, porque en algunos centros te pueden exigir que el examen tenga, como máximo, año o año y medio de antigüedad. Sí, es un rollo. Pero es lo que hay. En la medida de lo posible, tenlo en cuenta a la hora de planificar cuándo te vas a presentar.

5. ¿Cómo lo preparo?
Aquí, poco te puedo ayudar. Yo no lo preparé. Lo único que hice fue el examen de muestra que te dan al inscribirte, y te lo recomiendo para familiarizarte con el tiempo y el tipo de preguntas. Para el oral, he visto en un par de webs que la gente recomienda estos vídeos. Buena suerte.

6. ¿Cómo es el examen?
Hay distintos tipos de TOEFL, pero lo normal es que te presentes al Internet Based (iBT). Tiene cuatro partes (Reading, Listening, Speaking y Writing), cada una con un máximo de 30 puntos. Ah, recuerda que el formato de examen cambia regularmente. Que yo sepa, no está previsto que lo haga próximamente, pero asegúrate de que no te presentas a una nueva y desconocida versión si, por ejemplo, lees esto dentro de un par de años.

- Reading. Son textos más o menos fáciles, con preguntas de comprensión, de ordenar párrafos, de vocabulario... El problema es el tiempo. No pienses en detenerte mucho y repasar todo a fondo o no llegarás. Si no recuerdo mal, puedes volver a las preguntas al final, así que lo mejor es que respondas relativamente rápido y luego, si puedes, lo releas al terminar. Siempre será mejor eso que dejarte medio examen sin responder. Yo me presenté dos veces, y en los dos casos saqué 30 puntos sobre 30.

- Listening. Tampoco es difícil. Se trata de fragmentos de clases o de conversaciones que tienes que escuchar, y sobre los que después te hacen preguntas. En una ocasión me pusieron un texto muy científico, que no entendí, pero creo que no era lo normal. Saqué 26 sobre 30 esa vez y 29 sobre 30 la última. De nuevo, el problema es que los textos son bastante largos, y se te pueden olvidar cosas. Toma notas, es muy importante. Aunque te parezca muy fácil, te aseguro que luego te ponen las preguntas y, simplemente, se te ha olvidado la respuesta, aunque la hayas entendido perfectamente. Te puedes encontrar con alguna cuestión algo más complicada, del tipo "¿qué ha querido decir con esto?", pero en general es sencillo.

- Speaking. Esto para mí es lo peor, y te aconsejo que te lo prepares un poco a no ser que tengas mucha fluidez. Saqué 24 sobre 30 la primera vez y 26 sobre 30 la segunda. Te plantean preguntas y tienes que hablar a un micro sentado frente a tu pantalla, en la que ves un relojito corriendo. Mientras tanto, la gente a tu alrededor está haciendo su propio ejercicio y hablando también. Horroroso. Las preguntas no son difíciles, pero es fácil quedarse bloqueado por los nervios. La primera cuestión es algo de tipo general. Para mí es la peor. Se trata de cosas del tipo "¿a quién admiras más en la vida y por qué?" o "¿qué etapa de la vida es más difícil, la niñez, la adolescencia o la vejez?" No es difícil, pero no puede que no sepas muy bien qué contestar. Luego, en mi opinión, es más sencillo. Te plantean un problema cotidiano y te dicen que lo resumas y que qué harías tú. Por último, escuchas una especie de lección de universidad y respondes alguna pregunta sobre el tema. En este caso tampoco está mal tomar notas. Te ayudará también a tener vocabulario sobre el asunto en cuestión.

- Writing. Tampoco es difícil, pero de nuevo hay poco tiempo, y después de varias horas de examen estarás agotado. Saqué 29 sobre 30 la primera vez y 28 sobre 30 la segunda. Te dan un texto, te hacen escuchar
una conferencia o una clase o algo así relacionada y luego te preguntan sobre el tema. Tienes que relacionar el texto con lo que has escuchado. Es frecuente que el texto diga algo y el audio, que es un profesor hablando, lo refute. Es bastante sencillo, pero tienes que ir un poco rápido. Y, de nuevo, toma notas. Es básico. Si escribes lo que oyes en el audio luego puedes copiar las frases tal cual, lo que te vendrá muy bien. El segundo texto es una redacción sobre algún tema general. Puede ser cualquier cosa para que reflexiones y expongas tus puntos de vista. No olvides introducir y cerrar los textos. Sospecho que una de las cosas que me bajaron la nota fue olvidarme completamente de la conclusión. Aún así, por si acaso, es mejor que empieces a escribir el cuerpo y luego pongas la introducción y la conclusión. Siempre te será más sencillo y, además, si no te da tiempo al menos tendrás lo más importante.

7. ¿Qué nota necesito para aprobar?
El TOEFL no se aprueba o suspende. Cada beca o universidad pide su nota. Así, puede que en unos estudios te pidan 90, en otros 100 y en otros 115. En algunos sitios te pueden pedir un mínimo en alguna de las partes o en todas y en otros solo un resultado global. Como consejo personal, te recomiendo que no dejes de pedir plaza en un sitio que te interese mucho solo por haberte quedado a un punto o dos de la nota mínima, sobre todo si esta es muy alta. Yo mandé mi solicitud a Columbia a pesar de tener un punto menos de lo exigido. En la redacción expliqué que me ponía muy nerviosa hablar a la pantalla de un ordenador y, ¿sabes qué? Me aceptaron. Eso sí, no te relajes. El idioma suele ser un requisito muy importante, sobre todo en estudios de posgrado.

8. ¿Qué pasa si mis resultados no llegan a tiempo?
Aunque deberías hacer todo lo posible para que tus resultados lleguen a tiempo, lo normal es que la universidad te avise si no los ha recibido y que te dé algo de tiempo extra. Por supuesto, esto no es ninguna norma y algunos centros pueden ser estrictos y rechazarte directamente si no tienen tu nota. Envíales tus resultados escaneados y contacta con ellos regularmente para asegurarte de que tienen todo, porque a veces los servicios de administración pueden ser algo caóticos y perder tu TOEFL. Si esto ocurre, no te preocupes, porque ETS los volverá a mandar, pero no lo dejes pasar.

Y un truquito: al inscribirte, separa tus dos apellidos con un guión para que aparezcan en tus papeles tal y como aparecerán en toda tu documentación. Si no lo has hecho, no pasa nada, pero ten en cuenta que en algunos sitios se volverán locos con tu nombre y que tendrás que estar encima de ellos para asegurarte de que no archivan tu examen por no saber que eres tú. A mí me ha pasado de todo y te aseguro que tiene solución.

lunes, 22 de agosto de 2011

Sonrisas



Me encanta San Francisco. Y me encanta mi nuevo barrio, Mission District, o la Misión, como llaman a una zona en la que, de todos modos, todo el mundo habla español.

El sábado, en mi primer trabajito, me tocó ir a cubrir la inauguración de
Photobooth, un estudio-tienda-galería en la que uno de los propietarios está especializado en ferrotipos y el otro en polaroids. Conocí a uno que trabaja en Flickr y a otra que lo hace en Lomography. Y yo, a pesar del terror a que mis primeras fotografías publicables fueran a ser espantosas, me lo pasé como un niño en una tienda de caramelos, con cara de pardilla y mirando todo con admiración.

Esta es una de las imágenes que salieron de aquella noche. Me gustan esas sonrisas cómplices y ese buen rollo.

Estoy contenta de volver al cole.

jueves, 4 de agosto de 2011

El primer día del resto de tu vida

"Frío. Tengo frío..." "Qué va a hacer frío, mira, si yo voy en manga corta". Lo último que escuché antes de que el autobús se pusiera en marcha fue esa lamentable conversación entre la pobre chica que tiritaba y el conductor desagradable. Pensé dos cosas. Una, que en diez minutos estaría congelándome. Y dos, que no era la mejor manera de abandonar Zaragoza.

Las piernas me dolían. Al poco rato me di cuenta de que el motivo no era la postura extraña a la que me obligaba la mochila entre las piernas ni los tirones de cargar las maletas, sino los diablitos que se habían sentado encima y me contemplaban como la gente que te observa cuando patinas por la calle, con esa media sonrisa que dice "voy a mirarte hasta que tropieces y caigas, y después me reiré".

Intenté repetirme eso de “hoy es el primer día del resto de tu vida” y me acordé de Kevin Spacey explicando en American Beauty que eso siempre es cierto salvo el día en el que mueres. Ya estoy en San Francisco y esto tiene buena pinta. Pero los diablitos siguen en mi habitación.

sábado, 21 de mayo de 2011

Becas "la Caixa": la entrevista



¿Así que que te han llamado para la entrevista de las becas de "la Caixa" para Estados Unidos? Está muy bien, pero recuerda que son muchos los seleccionados y que es allí donde de verdad te la juegas. Como decíamos al hablar de la
memoria, en la entrevista tendrás que demostrar dos cosas: que sabes de lo que hablas y que estás preparado para aprovechar el master al máximo. No es difícil hacerlo bien si realmente estás preparado.

1. ¿Quién hace la entrevista? Un comité de varias personas -tres o cuatro, si no recuerdo mal-, relacionadas con tu ámbito de estudio, con "la Caixa" o con la Universidad de Indiana. Pueden ser españoles o americanos.

2. Idioma. La entrevista puede ser completamente en inglés, completamente en castellano o en los dos idiomas. Que todo el comité esté compuesto por españoles no quiere decir que en algún momento no te vayan a poner alguna pregunta en inglés. Tú escucha y responde en el idioma en el que te hablen.

3. Estoy nervioso, ¿me van a poner preguntas con truco? No exactamente, pero sí que te pueden preguntar tu opinión sobre cuestiones relacionadas con tu ámbito de estudio, para ver si sabes de lo que hablas, o sobre tu solicitud, para ver si has puesto cosas por poner o realmente está todo bien justificado. Puede que te lleven la contraria un poquito en algún punto. Es probable que la entrevista comience con una pregunta genérica sobre "qué quieres hacer". Prepara tu respuesta y aprovecha ese tiempo para soltarte un poco y empezar a relajarte. Según mi experiencia, y me he presentado en más de una ocasión, no es el modelo de "entrevista agresiva" que sí te puedes encontrar, por ejemplo, en las Fulbright. Conmigo fueron siempre muy amables. Pero, según me cuenta mi amiga Inés, que también se presentó, en su caso sí que fue una entrevista bastante dura.

4. ¿Cómo tengo que ir vestido? Sinceramente, no me parece que los de "la Caixa" sean el tipo de gente que va a basar su decisión en la ropa que llevas puesta. En la sala de espera para las entrevistas vi a gente con traje y a gente con vaqueros y chanclas. Dicho esto, nunca está de más arreglarse. Demuestra respeto por las persona con la que hablas y, a la hora de la verdad, nunca sabes si para el que tienes delante va a ser un factor relevante, sobre todo en disciplinas como la administración de empresas, por ejemplo. No se trata de ir de gala. Si eres una persona que se siente incómoda con corbatas o tacones y va a estar pensando más en su cuello o sus pies que en sus respuestas durante la entrevista, es mejor que vayas más informal pero tranquilo. Pero no cuesta nada evitar la camiseta cutre, la ropa de playa, el pelo despeinado o los pantalones con agujeros.

5. ¿Cuánto dura? Entre 15 y 20 minutos, que se te harán muy cortos si estás bien preparado y sabes de lo que hablas. Es posible que te hagan preguntas y que, cuando tú empieces a soltar el rollo, te interrumpan y pasen a otra cosa. No te preocupes, es por la falta de tiempo y porque solo quieren ver si tienes algo con sentido que decir al respecto, pero no te te pierdas en reflexiones vacías y ve al grano.

6. ¿Me van a preguntar sobre mi currículum o mis notas? No, en principio no vas a tener que justificar puntos oscuros del currículum ni nada de eso, sino explicar qué es lo que quieres hacer y por qué. Eso sí, todo tiene que estar bien atado y justificado, nada de cosas incoherentes o de no saber exactamente qué se estudia en la universidad a la que pretendes ir.

7. ¿Qué tipo de preguntas puedo esperar? Básicamente, las mismas que deberías haber respondido en la memoria: ¿Qué quieres hacer? ¿Por qué? ¿Por qué en Estados Unidos y por qué en esa universidad? ¿Por qué ahora y no antes o después? Y, además, prepárate para preguntas relacionadas con tu disciplina, que deberías saber responder si de verdad estás preparado para estudiar lo que quieres estudiar. En mi caso, que era el periodismo digital, fueron cosas relacionadas sobre el pago de contenidos, el futuro y la rentabilidad del periodismo online o mi opinión sobre algunos medios concretos, entre otras cuestiones. Piensa cuáles pueden ser las tuyas.

8. ¿Llevo algo a la entrevista? En principio, deberías haber adjuntado artículos, imágenes o lo que sea con la solicitud. Si te apetece mucho llevar algo, hazlo, pero piensa que no vas a tener tiempo de comentarlo en la entrevista. Por si te sirve de algo saberlo, yo me presenté en más de una ocasión. La primera vez llevé cosillas que había publicado, pero creo que no les prestaron mucha atención. La última, cuando conseguí la beca, fui con las manos vacías.

9. ¿Cuándo sabré si me dan la beca? A mí me notificaron la respuesta definitiva dos o tres semanas después. En todo caso, te avisarán y saldrá en la web, no te preocupes.

10. Becas Fulbright. Dejo aquí también mi impresión sobre las becas Fulbright, que también pedí. Fue una experiencia horrorosa. Para empezar, se retrasaron muchísimo, y cuando vi que mi entrevista iba a comenzar, como mínimo, más de una hora tarde, empecé a ponerme histérica al ver que perdería el tren de regreso. Tuve que cambiarle la hora a otro chico y fue un follón. La entrevista fue similar a la de "la Caixa" en cuanto al contenido, pero en un tono muy agresivo, con cosas tipo "de verdad no entiendo a qué te quieres dedicar cuando vuelvas, explícamelo mejor" o "mucha gente quiere entrar en Columbia y tienes pocas posibilidades, es mejor que busques otras universidades". Después, hablando con otras personas, comprobé que siempre son así, y que al parecer es una técnica de entrevistas para que demuestres si de verdad lo tienes muy claro, o algo así. Ni idea. Conmigo estas cosas no funcionan porque me pongo nerviosa, pero si te ves en una de estas, mantén la cabeza fría y responde con firmeza y seguridad.

Editado 23.05.11: Mi amiga Inés me cuenta que, en su caso, la entrevista de "la Caixa" fue también bastante agresiva. No es mi experiencia, pero aquí lo dejo, para que sepas que puedes encontrarte de todo.

La imagen es de
Locustone. Ah, y mira también esta entrada sobre las entrevistas en el blog GlobThink.

martes, 17 de mayo de 2011

Lección 26, ejercicio 5



Cuando era cría, mi padre siempre me hablaba en el coche de la prueba de la puerta, de cómo Chazz Palminteri le decía al chaval en Una historia del Bronx que una chica no merece la pena si no es capaz de moverse de su asiento para abrirte el seguro del coche. En realidad, era su manera de refunfuñar porque yo nunca lo hacía, pero supongo que ahí empecé a entender lo importantes que son los pequeños detalles.

Un chico que se tumba en tu lado de la cama cuando hace frío para que esté calentito cuando tú llegues merece mucho la pena.